Sábado, 30 Enero 2016 18:25

LAS PRIMERAS SESIONES DEL TALLER Y LAS PREGUNTAS

Escrito por:
Califica este artículo
(1 Voto)

Hace unos meses, cuando reactivé El Tendedero en Medellín, Colombia, empecé por un taller y colectivamente definimos las preguntas que se harían, salimos a la calle a obtener respuestas y el día de la inauguración de la pieza, concluimos la acción. El orden fue lógico.

En el Tendedero del MUAC es distinto. La reactivación incluye presentar mucha documentación de los Tendederos anteriores, el Tendedero nuevo como pieza interactiva, la presentación de la investigación sobre proyectos sobre arte y acoso que empecé hace algunos meses y un taller que no tengo la menor idea en qué desembocará, porque se lleva a cabo durante la exposición, una vez montada la pieza. 

DSC 2679 DSC 2665                  Fotos Cecilia Miranda

El 24 de noviembre tuvimos la primera reunión del taller en el MUAC. La plantee con tanta anticipación porque quería ir conociendo a quienes querían participar y pedirles que me echaran la mano reuniendo respuestas a las cuatro preguntas que yo ya había planteado para esta reactivación y que son:

¿Cuándo fue la primera vez que te acosaron? (que surgió en el Tendedero en Medellín y me impactó por la cantidad de mujeres que respondieron que cuando eran niñas)

¿Cuál es tu experiencia de acoso más reciente? (que con frecuencia lleva a respuestas como “ayer” o “hace rato”, subrayando que es un problema del aquí y el ahora).

¿Te han acosado en la escuela o universidad? (básica pensando que estamos en una universidad en la que ha habido varias acciones artísticas y políticas por cuestiones de acoso).

¿Qué has hecho o harías contra el acoso? (una de las múltiples enseñanzas que reafirmé en el taller Apropiaciones del espacio público ante el acoso sexual en el transporte público, impartido por Habitajes AC y CoHabita DF hace unos meses y en el cual participé como estudiante, es la importancia de no asumirnos como víctimas y de fomentar la acción en contra del acoso).

Durante esa sesión Karen Cordero y yo les platicamos de los Tendederos anteriores, de nuestras ideas sobre arte feminista y de lo que sería el taller: un espacio para reflexionar sobre el tema, reunir información sobre otras experiencias artísticas en torno al acoso y después de eso, a ver qué salía.

DSC 2699

Para mi sorpresa, llegaron como 50 personas. Además de platicarles del proyecto, empezamos a organizarnos: una sesión para ir conociéndonos, platicar y entregar las respuestas que habían conseguido por su cuenta, y dos salidas, una en la calle y otra en la UNAM.

Las respuestas empezaron a fluir. Hubo quien las envió por correo a sus amistades y quien las llevó a sus escuelas o centros de trabajo. Las redes sociales, como siempre, se convirtieron en un espacio ideal para compartir información. Reactivé el grupo el FB El Tendedero, que originalmente fue una “causa”, que empezó el 30 de julio de 2008 con la frase: Lo que más detesto de la ciudad es tener miedo cuando mis hijos salen.

el grupo en fb

Algo interesante que sucedió durante esa primera sesión es que se planteó que el taller debería ser exclusivamente para mujeres ya que habían llegado unos cuantos compañeros. Si bien entiendo la necesidad de que un taller sobre arte y acoso sea un lugar seguro y mi experiencia en este tipo de espacios siempre ha sido maravillosa, también creo que si queremos borrar las estructuras de género, tenemos que empezar a considerar a cada ser humano una individualidad. Lo bueno es que el asunto no tiene que ser y / o, por lo que les propuse plantear un espacio sólo para mujeres que se llamara La tendedera radícala y el taller podía seguir siendo mixto.

 DSC 3160 DSC 3161 DSC 3165

En nuestra segunda sesión se reunió primero el grupo de mujeres y después el resto de los participantes en el taller…… que resultaron ser sólo mujeres. En esa sesión empezamos a platicar de lo que habían descubierto al hacer las preguntas, que siempre es una experiencia fuerte: tan sorprendente es que alguien ni siquiera entienda lo que es el acoso, como enterarse de personas que se han defendido o han defendido a otras abiertamente.

Mónica Mayer, 2016

Modificado el Sábado, 30 Enero 2016 18:55